¡Siempre habrá una primavera!

La música es un medio de ministración muy poderoso para nuestras vidas, expresamos ideas, sentimientos, pensamientos. Busca cumplir con variadas funciones (entretenimiento, comunicación, ambientación, etc.).

Quiero compartir las letras de una canción interpretada por mi Pastor y Guía Espiritual Reverendo Fernando Belliard. Se llama “Primavera”, lleva un mensaje de esperanza y aliento a las difícil situaciones por las que alguien pueda atravesar. ¡Siempre habrá una primavera!

Primavera

Aunque el crudo invierno que se meta hasta en los huesos, haya hecho nido en tu alma

Y desde el otoño una a una se cayeron, las hojas que te daban el aliento

Aunque en pleno día la penumbra te rodee y el sol que alegra todo no te alumbre

Y aun entre la gente que lo llenan casi todo, sientas cada vez que estas muy solo,
¡Te llego la primavera!

Siempre habrá una primavera, que te llama y que te espera

Siempre habrá una primavera, un camino hacia la meta

Siempre habrá una primavera donde comenzar la vida

Siempre habrá una primavera donde comenzar andar

Yo viví en invierno, una vida sin sentidos, más el Dios me amor me ha redimido

Camine en el túnel del que lucha y nada alcanza, pero al ver tu luz me dio esperanza,
¡Me llego la primavera!

Siempre habrá una primavera, que te llama y que te espera

Siempre habrá una primavera, un camino hacia la meta

Siempre habrá una primavera donde comenzar la vida otra vez

Siempre habrá una primavera donde comenzar andar

 

Adrián Núñez Ramirez
Santo Domingo, Rep. Dom.
@AdrianNunezR

Dios, siempre a tiempo

Una de las cosas que aprendes con el paso de los años, después de haber conocido al Señor por muchos años y servirle, es que Él es no solamente fiel sino que Él te enseña después de algún tiempo a confiar en Él totalmente. Jesús Adrián Romero

Nosotros como ciudadanos que cada día nos levantamos a luchar contra el medio que nos exige un grado superior de competencia y hacemos frente a situaciones difíciles que a todo mundo en un momento de vida le puede llegar, terminamos sintiéndonos incapaces, limitados, cansados, impotentes, etc., de lograr algo y cambiar nuestro estado y condición.

Como fase final colapsamos y ahí sentimos que nuestra naturaleza de dependencia es la próxima opción al camino de salida, vamos a la presencia de Dios y oramos con el corazón en manos, quizá un momento en que las palabras de nuestro argumento son pobres y poco descriptivas. Dios conoce a la perfección nuestra intención y situación. De la nada llega el aliento fresco a nuestras vidas que nos da nuevas fuerzas, nos levanta la vista por encima de la circunstancia, continúas tu lucha con constancia, responsabilidad y decisión.

Lo logramos, vemos atrás… y decimos “Lo logre”, el “Algún día” o ese “No puedo” que paseaba en nuestro pensamiento ya no está más. ¡Nuestro gigante fue derrotado!

Jamás Dios faltara a sus promesas, no dejara de darnos su soporte cuando lo necesitemos. Salmo 89:34, “No olvidaré mi pacto, ni mudaré lo que ha salido de mis labios”.

Dios nunca llega tarde, si a tiempo en su momento perfecto según su propósito.

Adrián Núñez Ramirez
Santo Domingo, Rep. Dom.
@AdrianNunezR

Tres respuestas posibles a nuestra oración

P: ¿Alguna vez te has preguntado por que Dios no te Bendice como a otros cuando le pides?

R: 1. Quizás es que nunca le has dado lo que el nunca te ha pedido. 2. Hay algo mal con tu Fe. 3. No es el tiempo.

Usare un pasaje para ilustrar mi idea sobre el tema y explicare mis puntos:

Lucas 7: 44 – 46

Una mujer pecadora le dio a Jesús lo que Él no había pedido, esto fue la una motivación para perdonar todo pecado sobre ésta (versículo 50). La mujer no dijo lo que quería, Jesús sabia lo que ella necesitaba.

Puedo destacar dos eventos que motivaron a Jesús: La humillación y Fe de la mujer.

1. Lavó los pies de Jesús con perfume, los secó con su cabello y los besó. Esto fue una practica en el que la mujer se humillaba ante el Maestro.

2. Su Fe: Confiaba en que podía ser perdonada de todo pecado que ella cargare.

Esto movió a Jesús a perdonarle y decirle que era libre de todo pecado.

En la actualidad nos preocupamos por determinar cuanta Fe tenemos.

Uno de los peligros se enfatizar mucho en la Fe es que nos lleva a tener Fe en la Fe, en vez de tener Fe en Dios. Intentamos acumular Fe para obtener las respuestas que queremos. Jesús nos enseño que no necesitamos una gran cantidad de Fe: “Si tuvieras Fe como una semilla de mostaza, dirías a una montaña muévete, y esta se movería”. (Esto me hace comparar lo diminuto que es una semilla se mostaza y la Fe que tenemos…).

Una pequeña e imperfecta Fe puede obtener mucho mas de los que nos imaginamos. No debemos cuestionar la suficiencia de nuestra Fe cuando es tiempo de confiar en el Señor. Ni tampoco dejar de orar con Fe por las necesidades.

Seguir confiando y dando todo, hay solo tres respuestas posibles a nuestra oración: si, no y espera. Hay que distinguir entre el poder de Dios y su momento oportuno de Bendición.

Bendiciones y gracias por leerme. Te invito a compartir esto con alguien!

Adrián Núñez Ramirez
Santo Domingo, Rep. Dom.
@AdrianNunezR

Cristianos y Alcohol

Hace semanas en la Universidad mientras compartía con 4 compañeros (1 cristiano y 3 no cristianos) surgió la interrogante “¿Puede un cristiano tomar alcohol?”… inmediatamente respondí la interrogante con un sólido “si puede, pero no es recomendable”. El tema continúo y entre nosotros hubo desacuerdo al respecto.

Me interese investigar que dice la Biblia, Pastores algunos escritos referentes al tema. Al final verán el resultado de una encuesta realizada a 77 Cristianos.

Ahora les muestro las conclusiones de mi investigación y fundamento Bíblico de cada argumento.

En la biblia se habla sobre las bebidas alcohólicas e insta al lector a mantenerse alejado del consumo de las mismas. Citas como: Levítico 10:9; Números 6:3; Deuteronomio 14:26; 29:6; Jueces 13:4, 7, 14; 1ra Samuel 1:15; Proverbios 20:1; 31:4,6; Isaías 5:11, 22; 24:9; 28:7; 29:9; 56:12; Miqueas 2:11; Lucas 1:15. No prohíben a tomar vino o cualquier otra bebida sino a evitar la embriaguez (Proverbios 23:29-35). Un cristiano no debe permitir bajo ninguna circunstancia que su cuerpo sea dominado por nada (1ra Corintios 6:12; 2da Pedro 2:19). Prohíbe hacer cualquier cosas que ofenda a otro Cristianos o sea causa de perdición para ellos 1ª Corintios 8:9-13). Y el consumir alcohol no es un acto del que alguien pueda decir “con esto glorifico a Dios”.

En la antigüedad se tomaba vino (Jugo de Uva fermentado) porque para esos tiempos las aguas estaban contaminadas y el vino era más probable de que estuviera limpio, 1ra Timoteo 5:23

Un cristiano debe de abstenerse en lo absoluto al vicio y la embriaguez, Efesios 5:18; 1ra Corintios 6:12

Yo digo: La Biblia no prohíbe el tomar alcohol pero condena el abuso.

El vino en la Biblia:

Aunque condena el abuso del vino, nos habla de su uso medicinal y doméstico, así como de su uso en fiestas y ocasiones particulares, como las bodas.

a) Un uso medicinal para dar ánimo al desfallecido, para dar alegría a los de amargado ánimo, para olvidar su miseria y sus dolores (Proverbios 31:6-7), un efecto benéfico sobre las heridas (Lucas 10:34) y sobre el cansancio (2. Samuel 16:2). El apóstol Pablo aconsejó a Timoteo que usara un poco de vino a causa de sus frecuentes indisposiciones (1ra Timoteo 5:23).

b) Un uso doméstico. El vino se ofrecía a los huéspedes (Cantares 5:1; 8:2; 1ra Corintios 11:22; Juan 2:10). Su uso estaba prohibido a los sacerdotes antes de su entrada en el tabernáculo de reunión (Levítico 10:9).Se recomendaba a los reyes y a los jueces que no bebiesen vino, no sea que se equivocasen en su juicio; y asimismo el sacerdote y el profeta también podían extraviarse por el abuso del vino (Proverbios 31:4-5, Eclesiastés 10:17; Isaías 28:5-7).
Vemos pues una advertencia, por parte de Dios, para el hombre en general, y para Sus hijos en particular, contra los excesos en el uso del vino.

Hay un riesgo serio de dejarse dominar por el uso del vino progresivamente (Proverbios 23:31-35), y es mejor detenerse antes de que sea demasiado tarde. “Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció” (2. ª Pedro 2:19). Según Isaías 28:1, puede ser “aturdido del vino”, y entonces se convierte en esclavo con consecuencias que van de mal en peor.

La Palabra de Dios advierte del peligro de envilecimiento de aquel que no sabe moderarse (ejemplos de la embriaguez de Noé y de Lot, y sus consecuencias, Génesis 9:20-21; 19:30), de un endurecimiento de corazón; ejemplo de Nabal (1ra Samuel 25:36-38), y afirma que la embriaguez es un grave pecado (1.ra Corintios 6:10-11) que Dios puede castigar.

El Nuevo Testamento advierte a los servidores (diáconos), a los supervisores (obispos) y a las ancianas que no se entreguen al vino (1ra Timoteo 3:3, 8; Tito 1:7; 2:3).

El vino implica disolución (Efesios 5:18), es decir, tener hábitos disolutos: el vino priva de los sentidos (Oseas 4:11), haciendo que el hombre de Dios sea incapaz de tener el discernimiento de lo que conviene o de lo que no conviene.

Un versículo que debe observarse, Isaías 5:11-12, donde hallamos la asociación de la música y la bebida, con la maldición anunciada a los que corren en pos de esos banquetes ya que no consideran la obra de Jehová.

En cuanto al hijo de Dios, su cuerpo es templo del Espíritu Santo, y debe ser capaz de refrenar todo el cuerpo (Santiago 3:2). Es exhortado en múltiples ocasiones a la sobriedad (1ra Tesalonicenses. 5:6, 8; 2ra Timoteo 4:5; Tito2:2, 6; 1ra Pedro 4:7; 5:8) y a no dejarse dominar por ninguna cosa (1ra Corintios 6:12). Un exceso de vino puede provocar el escarnio (Proverbios 20:1) y el bebedor empobrecerá (Proverbios 23:21).

Conclusión y opinión personal: La biblia no prohíbe el tomar alcohol pero condena el abuso. Eso tampoco glorifica al Señor. No los motivo a consumir ni tampoco a que no lo hagan, solo digo considero que es mejor abstenerse. Yo particularmente para divertirme y pasar un buen rato no he necesitado tomar, a mi lado lo han hecho y he preferido abstenerme. Prefiero no tomar riesgos. La decisión final es personal.

A continuación cito algunas opiniones de Pastores, escritores y comunicadores cristianos:

Félix Sepúlveda, Pastor:
“Gracias a Dios he servido al Señor toda mi vida y no he necesitado ninguna Bebida Alcohólica para pasar un buen tiempo. No creo que sea pecado tomarla pero prefiero no hacerlo ya que una copa puede llevar a otra. Un amigo me dijo: si una copa te lleva a la otra entonces no tienes dominio propio, a lo que yo le conteste: porque tengo dominio propio no bebo ni una.” Bendiciones!
Síguelo en Twitter: @ElPredico

Riqui Gell, Predicador, Psicólogo y Comunicador:
En un país donde el alcohol (llámese cerveza, vino, etc) está vinculado a fiestas y mujeres (vea los comerciales) y el mismo inconverso que te anima a tomarlo es luego el que te juzga, lo mas recomendable es no tomarlo. Biblicamente solo podemos condenar la embriaguez aunque todos sabemos que por un trago es que se empieza. Lo mas produdente es la abstinencia total del mismo, para testimonio de los demás. Es mi posición.
Siguelo en Twitter: @RiquiGell

Israel Valenzuela, Pastor, predicador, conferencista y evangelista:Particularmente no lo tomo… mucha gente dice que eso no es nada, pero que desagradable, yo ministrando tenga un aliento a alcohol, estoy seguro que los primeros que dicen “eso no es nada” son los primeros en enjuiciar y decir. “ese no es evangélico”.
Fuente: israelvalenzuela.com

Realice una encuesta a 77 personas, y estos fueron los resultados que arrojo la misma:
¿Estás de acuerdo con que un Cristiano tome alcohol?
 
Si
23
30%
No
35
45%
Si y No
18
23%
No se
1
1%
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Tomas Alcohol?
 
Si
11
14%
No
66
86%

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿Te han orientado en tu Iglesia o Ministerio al respecto?
 
Si
61
79%
No
14
18%
No quiero responder
2
3%
 
 
 
 
 
 
 
 
Adrián Núñez Ramirez
Santo Domingo, Rep. Dom.